8 Casas y 3 Patios

X

8 VIVIENDAS ENTRE MEDIANERAS (V.P.O.) // Santa Lucía de Tirajana, 2007

Las casas inscritas, con sus límites pequeños, se piensan y se construyen como un microcosmos. El término inscrito, tomado de la geometría, nos indujo a encontrarnos con nuevas cualidades. La concreción a la que nos someten los límites irregulares y quebrados de las medianeras, lejos de percibirlos como cualidad negativa, nos realza las formas y los cuerpos. Confiriéndoles la cualidad de ilimitados y, como consecuencia, los hace infinitamente manipulables en el interior. Espacios discretos, donde contenedor y contenido establecen relaciones dialécticas que tienen como resultado la creación de infinitos espacios fronterizos secuenciales. Estos reproducen la continuidad del recorrido permitiéndonos disfrutar de tres patios, que filtran la luz natural tiñéndola con otros matices: tonos azulados, ocres y verdes. Ambientes casi monocromáticos. Las relaciones diagonales entre los espacios comunes nos ofrecen recortes del cielo y fragmentos enfilados por el viento, iluminación y ventilación natural. Cada elemento representa un papel determinado y significativo. Desde la calle hasta la estancia más profunda, podemos pasar por zaguanes, patios, pasillos, pasarelas y rendijas. Casas telescópicas, inscritas unas en otras.

Hallamos un dialogo para formalizar las tensiones encontradas: entre líneas y espesor (las que nos brinda el desfase entre alineación y medianeras); entre miradas interiores y tangencias exteriores. Lo que nos permite dibujar una secuencia vertical de quiebros, planos donde resbala la luz, sombras más expresivas a lo largo del día. Convertimos la única fachada reconocible en un juego cambiante. Simple papiroflexia, plegados y desplegados, que hablan de espesor. Los usuarios, según sus necesidades o costumbres, irán conformando la imagen a la calle, dentro de las posibilidades del juego propuesto.

Galería